Viernes, 7pm.

Cuando sales con tu mejor amiga de la secundaria (quien ya tiene un hijo), y ella invita a una de sus amigas, de pronto, así sin más, te ves un viernes a las 7 de la tarde, reunida con mamás que hablan sobre cómo han crecido los bebés, las cosas que tienen que hacer para poder tener tiempo de ir por ellos al kinder, y si los papás ayudan o no. Entonces, una de ellas saca el celular y te enseña la foto de cuando por fin, el retoño pudo colorear sin salirse de la rayita. Pones cara de ternura y emites el correspondiente “aww”.

De alguna manera intuyes lo que va a pasar a continuación.  Una de las presentes, la que no conoces, voltea y te dice, “¿tú no tienes hijos?”.  Sientes como las miradas se centran en ti, sonríes nerviosamente y con voz suave dices “no, yo no”, mientras en tu cabeza, tu yo interior empieza a verlas como si estuvieran locas, diciendo: “¿TENGO CARA DE MASOQUISTA?, CLARO QUE NO TENGO HIJOS, NO TENGO SUFICIENTE DINERO COMO PARA COMPRAR CERVEZA Y PAÑALES, NI PIENSO DESVELARME POR OTRA COSA QUE NO SEA ESTAR CON LOS COMPAS EN UN BAR, ADEMÁS, ¿QUÉ NO HAN VISTO EL DISCOVERY CHANNEL?, ESA MADRE DUELE UN CHINGO. Read More

Advertisements