Guía para entender el chavorruquismo.

Existen varios periodos en la vida en los que aprendemos y desarrollamos ciertas actitudes. Para empezar, en la infancia no tenemos mucho control de nuestra vida, y dependiendo de los papás que te hayan tocado, o te compraron todo o aprendiste a identificar el cuero de las imitaciones baratas con tus nalgas. Luego llegamos a la adolescencia, en la cual sufrimos porque los padres “no nos entienden” y todo lo hacen con el fin de jodernos la vida. Esta etapa, que normalmente es la mejor y la que dejamos pasar por nuestra estupidez, es la que desencadena la que le sigue. Normalmente deberías estar entrando a la adultez, ya sabes, ese momento en el que eres libre de todas las ataduras que conocías, donde nadie puede decirte qué hacer (a menos que sea tu jefe, la policía, el SAT, el cadenero, tu casero, tu mamá, etcétera), pero lo más probable es que vayas en camino a convertirte en un chavorruco. La ”chavorruquez” esa etapa de tu vida en la que te vuelves la persona más cool que conoces (o eso piensas), donde los términos como “rola”, “neta”, “carnal”, “simón” y algunos regionalismos (“chido”, “chilo”, “curada/o”, “chale”, “tranza”) se convierten en parte de tu vocabulario. Por otra parte, tu vestimenta comienza a cambiar, no quieres ser un suit apretado que todo mundo odie, ni tampoco quieres usar camisas aburridas las cuales tienes que combinar con una corbata y convertirte en algo que puedes odiar: un godinez (aunque probablemente lo seas), por lo tanto buscas que la ropa te identifique, muestre lo mucho que estás en onda Read More

Forever seventeen

El sábado pasado salí con mis amigos, como de costumbre. Eran las 10 y yo ya estaba lista para rockear hasta morir. Llegamos a la zona de los bares y me dispuse a comprar cigarros. Entré al oxxo, me acerqué a la caja y dije decididamente, “Me das unos delicados rojos de 25 por favor”… la cajera se me quedó viendo y dijo, “¿me muestras tu credencial?” haciendo con la mano la Seña Internacional de la Credencial de Elector (SICE), ya saben, esa en la que con su dedo índice y pulgar simulan estar sosteniendo el rectangular pedazo de plástico frente a ti. Me reí como siempre lo hago cuando eso me sucede. Acto seguido, saqué de mi bolsa mi cartera (que en realidad es un monedero en forma de zorro :3 ) y le enseñé mi credencial para votar. Me dio los cigarros, pagué y salí todavía riendo.

Caminamos hacia el bar predilecto, justo en la entrada había un tipo sentado en un banco en medio de la puerta. Dejó entrar a mis amigos, pero en cuanto me vio hizo la seña antes mencionada y me bloqueó la entrada. Saqué de nuevo mi cartera-zorro y le enseñé sonriendo mi dispositivo para tener derecho a sufragar, lo alumbró con su linternita, me vio de nuevo y me dejó entrar. Ya todos dentro pedimos cervezas y comenzamos la fiesta. Read More

Como pasa el tiempo

Durante sus Q&A, Kevin Smith hacía mención de su hija y como era una niña y como a él no le preocupaba mucho que fuera un poco “llenita” porque era muy chica para que estuvieran preocupándose por ello. Pues bien, ahora no es una niña y tampoco creo que sea una persona llenita.

El futuro

En un punto de nuestras vidas, así nos vamos a sentir cuando entremos a un bar, cine, café, teatro, parque, tienda, librería y las personas alrededor sean de 6 a 10 años menores que nosotros.

howdy