Guía para entender el chavorruquismo.

Existen varios periodos en la vida en los que aprendemos y desarrollamos ciertas actitudes. Para empezar, en la infancia no tenemos mucho control de nuestra vida, y dependiendo de los papás que te hayan tocado, o te compraron todo o aprendiste a identificar el cuero de las imitaciones baratas con tus nalgas. Luego llegamos a la adolescencia, en la cual sufrimos porque los padres “no nos entienden” y todo lo hacen con el fin de jodernos la vida. Esta etapa, que normalmente es la mejor y la que dejamos pasar por nuestra estupidez, es la que desencadena la que le sigue. Normalmente deberías estar entrando a la adultez, ya sabes, ese momento en el que eres libre de todas las ataduras que conocías, donde nadie puede decirte qué hacer (a menos que sea tu jefe, la policía, el SAT, el cadenero, tu casero, tu mamá, etcétera), pero lo más probable es que vayas en camino a convertirte en un chavorruco. La ”chavorruquez” esa etapa de tu vida en la que te vuelves la persona más cool que conoces (o eso piensas), donde los términos como “rola”, “neta”, “carnal”, “simón” y algunos regionalismos (“chido”, “chilo”, “curada/o”, “chale”, “tranza”) se convierten en parte de tu vocabulario. Por otra parte, tu vestimenta comienza a cambiar, no quieres ser un suit apretado que todo mundo odie, ni tampoco quieres usar camisas aburridas las cuales tienes que combinar con una corbata y convertirte en algo que puedes odiar: un godinez (aunque probablemente lo seas), por lo tanto buscas que la ropa te identifique, muestre lo mucho que estás en onda Read More

Toma mi energía y mi dinero, Gokú

Hace tiempo, alrededor de 17 años, se pasaba por XHGC Canal 5 los episodios que conformaban la saga de Freezer en una de las series más populares en ese momento de Latinoamérica. Ese mismo año fue cuando por primera vez vimos la transformación que volvió a un héroe bonachón en uno de los más increíbles guerreros que existen en el mundo de la animación y como la quinta muerte de Krilin.

Goku-SSJ-Facing-Frieza

 

Read More